DE SU PADRE

A UN AÑO DEL CRUEL Y COBARDE ASESINATO DE MI HIJO FABIO RIVAS MONTEALEGRE.

A PIERO COEN:

Es verdad, como dijiste en tu famosa misa, que fuimos amigos, “grandes amigos” como por sesenta años; en ella escuche por televisión el cinismo más grande que he oído en mi vida-”si fue mi hijo Paolo, no lo sé, yo no vi ni oí nada”- a pesar que la sangre de mi hijo te salpico, porque estaba a tu lado. Vos decidiste romper esa larga amistad y nos convirtiéramos en enemigos, yo pasivo y vos activo. Ya desde algunos años tu amistad la veía un poco rara, me rehuías cosa que antes me buscabas. Ahora comprendo que el asesinato de mi hijo Fabio ya lo estabas “rumiando” desde hace tiempo. Por Que? No lo sé ni lo comprendo y no lo comprendo porque no concibo a un ser humano “normal” que frague el asesinato de su propio sobrino, (hijo de tu prima hermana que más te quería), a sangre fría, con premeditación, ventajas y con semejante saña, ante tus ojos “que no vieron ni oyeron nada”. Cuando por desgracia mi hijo llego al restaurante “El Paraíso” donde vos estabas, se te presento la ocasión que tanto deseabas, lo invitastes al filo de la media noche, al igual que a los que lo acompañaban, hiciste una llamada por teléfono y al rato apareció tu hijo Paolo Coen y antes que la ocasión se te perdiera, lo invitaste “a tomar guaro” a tu fortaleza “El Cortijo” donde podes asesinar a cualquiera y hacerlo desaparecer, a como pretendiste hacer desaparecer el cuerpo de Fabio y con él, supongo los tres testigos, los que andaban con Fabio, los dos Bermudez hijos de tu prima hermana Mita y a Richard, tu primo hermano; pero tus guardaespaldas se negaron y huyeron del lugar diciéndote que ellos eran profesionales contratados para cuidar tu vida y no asesinos que cubrieran tus maldades, como el asesinato de Fabio. Para eso invitaste a tu famosa misa a la familia y al pueblo Chinandegano? Para decirles que vos “No viste ni oíste nada” QUE DESCARO! Al llegar a El Cortijo los hicistes pasar a tu bar “El Picadero” donde tu hijo Paolo, mando a su propio hijo, a traer a su vehículo la pistola de alto poder con la que asesino a Fabio en presencia de su hijo, tu nieto; yo me pregunto Sera que vos y tu hijo querían ensenarle a ese pobre niño, que los Coen son dueños de la vida de los demás y que estarán en sus manos cuando así lo quieran? Dos balazos cegaron la vida de mi hijo, podría ser un “remoto” caso que vos no los pudiste evitar, pero la saña de los otros tres disparos hechos por tu hijo y el supuesto cuñado que jamás había conocido a Fabio, esos los gozaste no los detuviste, aunque eso para Fabio ya no importaba, estaba muerto. El resto de lo que hiciste para cubrir el crimen con tu dinero podrido, ya lo sabes. Donde está tu hijo? A salvo, para eso ocupas tu dinero, pero te espera la Justicia de Dios. En esto que te escribo y en adelante, solo menciono tu primer apellido y el de tu hijo “COEN” apellido italiano, con la fama mundial de ser cuna de los asesinos más grandes y terribles en la historia del mundo: La Mafia. La Cosa Nostra etc. Los segundos apellidos no estarán en lo que yo diga o escriba ya que esos apellidos, ni vos, ni tus hijos se los merecen, porque son apellidos de familias de conductas intachables, incapaces de ser y actuar como vos; que tienen dinero para vivir bien, dinero sano a la luz y vista del pueblo Chinandegano… Y tu dinero que se dice en Chinandega?…Y por ultimo “Piero Coen” De que le sirve al hombre ganar todo el dinero del mundo, si pierde su alma? Los apellidos son como las piernas…cuando una se pudre, andarás renco por el resto de la vida!

Mario Rivas Baldizon–Con Dos Apellidos y Dos Piernas Sanas!

Leave a Reply